Construye un ambiente de trabajo inclusivo

Futuro profesional

Por: Nicté Trujillo

Portada de la publicación

Para que tu equipo de trabajo esté bien integrado y se sienta seguro, es importante promover un ambiente de respeto y aceptación independientemente del género, raza, orientación sexual o discapacidad.
Para lograrlo es vital analizar las actitudes y conductas de tu equipo en el día a día e identificar cualquier comportamiento tóxico.

No solo se trata de cuidar el tipo de bromas que hacemos de manera abierta en la oficina sino de poner atención al tipo de comentarios que hacemos, entender la intención con la que se hacen y hacer sentir a todos los empleados, la confianza para levantar la mano cuando se sientan agredidos.

Algunas de las situaciones que debes combatir son:

– Bromas de índole sexual, aunque no estén dirigidas a alguien en particular.

– Acoso sexual.

– El uso coloquial de palabras como jotear, vieja, manco, gordita, estar en ese momento del mes y otros términos despectivos.

– Estereotipos de género o raza, como que los asiáticos son buenos para las matemáticas, que las mujeres no saben manejar o que un hombre no debe llorar.

– Interrupciones cuando alguien perteneciente a una minoría está hablando o que se le ignore.

– Comentarios que hagan ver mal a alguien del equipo frente al resto, exponiéndole de manera innecesaria.

La mayoría de las situaciones anteriores se pueden considerar como microagresiones; comentarios o actitudes que no son intencionalmente para herir o agredir a alguien específico pero que tienen un trasfondo negativo. Por ejemplo, hacer un cumplido a una mujer sobre ser buena para las matemáticas “para ser mujer”, implica que el género femenino no lo es y ella es una excepción. Si bien, queremos reconocer las habilidades de la persona, es mejor hacerlo sin referirse al género.

¿Qué puedes hacer para que el ambiente de trabajo sea inclusivo y eliminar estas conductas?

Acércate a tu equipo y hazle saber que tienes la disposición para escuchar sus malas experiencias y buscar la manera de que no se repitan.

Puede que haya situaciones que no hayas experimentado por ti mismo pero es importante poner en práctica la empatía y no justificar a nadie que haga sentir mal a tu personal. Para poder resolverlo, concéntrate en la acción y no en la persona que la realizó; te ayudará a encontrar una solución sin que lo tomes personal.

Revisa que todos reciban un pago justo por su trabajo, sin importar el género, orientación sexual o raza; consulta los estándares del mercado y evalúa la carga de trabajo para asegurarte de estar remunerando correctamente a todo tu personal.

Promueve el diálogo abierto para que tu personal se de retroalimentación sin miedo y de manera constructiva. La idea es que puedan acercarte a ti inmediatamente después de cualquier incidente, para encontrar una solución y poder prevenir que suceda de nuevo.

Educa a tu personal sobre las microagresiones, qué son, el impacto que tienen en el ambiente laboral y como combatirlas. Explícales que aunque haya situaciones coloquiales que aceptemos como normales, pueden estar mal y hay que revertirlas para poder tener un equipo unido y donde haya un verdadero lazo de confianza.

Te recomendamos leer:

La envidia no es amiga

Hablando sobre estrés y esas cosas que nos han hecho sentir mal alguna vez, por alguna extraña razón esta semana me topé con un amigo con quien curse la universidad.

6 banderas rojas de un candidato

Existen diferentes aspectos que debemos tomar en cuenta cuando queremos llenar una vacante. Durante la entrevista, no solo debemos poner atención a su CV

Cómo cambiar de trabajo

Cuando logras concretar una oferta de trabajo para salir de la empresa en la que estás laborando, es importante planear la manera en que harás el cambio para que la transición sea lo más sencilla