Emprender con amor

Futuro profesional

Por: Guadalupe Ordonez

Portada de la publicación

"¿Sabes en qué te estas metiendo?"

Quizá ya has escuchado algunas veces esta frase si eres un emprendedor o estás a un paso de serlo ¡acostúmbrate! El panorama puede llegar a ser hostil para los que buscan emprender, pero es importante que consideres que el éxito depende de cómo lideras y te desempeñas en el proyecto que estás haciendo.

El amor por lo que haces puede llevarte a mejorar y conocer a fondo tus habilidades.

Aprender de los errores te hará adquirir la experiencia necesaria para emprender exitosamente y encontrar el camino correcto. Recuerda que las grandes empresas no surgieron de un día para otro, focalizaron y priorizaron su objetivo; no te des por vencido ante los obstáculos, explora diferentes alternativas, no pierdas de vista tu meta y busca la lección detrás de cada momento difícil.

El flujo de aprendizaje aumenta cuando se tiene la actitud adecuada; quien está dispuesto a aprender puede hacerlo y aunque nunca faltan personas creativas, lo que muchas veces falta es la clave que empuja al emprendedor: vivir las experiencias con amor por lo que haces.

En el mundo emprendedor, el liderazgo y la pasión por lo que haces adquieren mayor importancia puesto que asumir responsabilidades y dirigir con firmeza un equipo de trabajo es parte del proceso. Implica ser líder y entender a las personas, comprender sus sentimientos como parte integral de su conducta, dejar de verlos solo como un recurso humano de la organización y preocuparte por su bienestar integral.

Compartir tus sueños con tu equipo de trabajo creará mayores oportunidades para alcanzarlos e incluso generará áreas en las que los demás también se desarrollen, así como mejores oportunidades de aprendizaje que una empresa tradicional; sin duda, un equipo que se trata con franqueza, toma decisiones asertivas.

La recomendación para lograrlo es: sé muy humano, acepta cuando algo no esté funcionando, busca la solución y si no la encuentras pide apoyo. Forma un equipo de trabajo que realmente esté integrado y ¡emprende con ellos!

Te recomendamos leer:

Haz de tus debilidades, fortalezas.

Al conocernos podemos realmente saber cuáles son nuestras debilidades y enfocarnos en cómo podemos transformarlas o emplearlas a favor.

Ser jefe, no te hace buen líder

Alguna vez te has preguntado: ¿por qué no todas las personas están felices con sus jefes?

Cómo regresar al mundo laboral tras un despido

Usa este tiempo para ponerte en contacto con amistades que tal vez has descuidado por el ajetreo de la vida diaria; retoma esas amistades y date la oportunidad de ¡conocer más gente!