La lentitud como equilibrio

Sin categoría

Por: Guadalupe Ordonez

Portada de la publicación

“El apresurado trabaja doble”. Bien puede leerse como algo que nuestra madre nos diría. Frase tan llena de razón, basta reafirmarlo con tan solo cuestionarnos cuántas veces no hemos tenido que hacer de nuevo alguna actividad o trabajo por la prisa que llevábamos y claro por lo mal realizado que estaba.

Te cuento que por la prisa la semana pasada olvidé guardar un documento, dos horas mal invertidas; dos horas que no volverán y dos horas que inspiraron este post. No hubo preocupación alguna por un llamado de atención, lo que me causó conflicto fue la pérdida de tiempo ¡qué mala suerte! Pero no se trata de mi mala suerte, si no del modo en que perdemos el tiempo en el ámbito laboral a causa del estrés, sumándole los tiempos ajustados de entregas y las interrupciones necesarias (correo, teléfono, etc), bueno algunas veces necesarias. El estrés nos acelera y descontrola, lo que regularmente nos conduce a tener que hacer las cosas dos veces, sin embargo, debemos aclarar que la calma y la lentitud no necesariamente nos hacen menos productivos. Pensar, escuchar y actuar con calma en definitiva nos ahorrará algunos errores y conflictos pero sobre todo nos hará sacarle mayor provecho a nuestro tiempo.

¿Cómo desacelerar el ritmo y continuar con nuestras actividades tranquilamente? Para ello es indispensable comprometernos de manera individual al llevar a cabo alguna tarea o entrega. Es decir, es importante definir el tiempo que requieren y el que le asignaremos. Debemos recordar que el objetivo de trabajar despacio es mantener centrado el rumbo de nuestros proyectos y disminuir los efectos que el estrés nos puede acarrear.

Te recomendamos leer:

Los límites con los jefes

Poner límites en tu productividad pudiera ser un arma de doble filo, no lo niego, casi ningún empleador va a estar contento de saber que no puedes hacer más de 3 actividades a la vez.

Cómo negociar un aumento de sueldo

“Pediré un aumento de sueldo”. Vaya que algunas personas se asustan con esta frase, aunque no sean ellos los que se enfrentarán a la situación, sin embargo no debe ser tomado como algo de otro mundo

Conoce mejor a tus candidatos

Durante la entrevista de trabajo, no solo debes enfocarte en conocer la experiencia profesional de tu candidato